El tendón de Aquiles. ¿Cómo evitar su lesión?

El crecimiento de deportes como el “running”, ha hecho de la lesión del tendón de Aquiles una de las más frecuentes, tanto en el deportista profesional como amateur. Inflamación, roturas o, simplemente, dolor del talón y de la pierna son los motivos más frecuentes de lesión del tendón Aquiles.

 

– ¿Qué es el tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles es uno de los tendones más potentes del cuerpo humano y se origina de la unión de los gemelos (interno y externo) y el sóleo, insertándose en el hueso del talón (calcáneo). Usamos este tendón de Aquiles para prácticamente todo, pero sobre todo se usa en la carrera y en los saltos.

– ¿Por qué se produce la lesión del tendón de Aquiles?

Pueden producirse por traumatismo directo o por sobrecarga. Una vascularización deficiente es un factor de riesgo para que, en situaciones de sobrecarga, se produzca una tendinitis.

Factores como el sobrepeso, ejercicio intermitente (de fin de semana), condiciones ambientales o lesiones previas del tendón de Aquiles hacen más propenso al paciente a padecer una lesión.

La lesión del tendón de Aquiles puede debutar como un dolor en la región posterior durante el ejercicio exigente, por el sobreuso, o bien producir dolor antes y después del ejercicio. Cuando las molestias aparecen en una localización más distal a nivel del talón, es probable que se trate de una inflamación de la llamada bursa retrocalcánea (bursitis). La causa puede ser la contusión directa en esta zona o una presión mantenida por un calzado inadecuado. Normalmente tiene buen pronóstico y responde bien al tratamiento médico.

En otras ocasiones, el jugador tiene que acudir directamente a un servicio de urgencias, porque se produce el llamado “signo de la pedrada”. Se produce de manera súbita un dolor y chasquido agudo, con una impotencia funcional completa que se traduce en una rotura aguda del mismo.

– ¿Cómo se diagnostica la lesión del tendón de Aquiles?

Lo más importante es una buena exploración realizada por un profesional. En función de la limitación o el grado de dolor, se podrá hacer uso de las siguientes exploraciones complementarias:

  • Ecografía: es la técnica más empleada y nos mostrará la tendinitis, bursitis, calcificaciones, microrroturas o roturas completas del tendón. También nos sirve para guiarnos a la hora de hacer infiltraciones tendinosas.
  • Radiografía: de uso limitado, solo nos mostrará las calcificaciones o alteraciones del hueso.
  • Resonancia magnética: en casos de dudas, usaremos esta prueba que proporciona imágenes con una alta precisión, reproduciendo con una gran calidad la anatomía y la patología tendinosa. Es menos accesible y más costosa.

– ¿Cuál es el tratamiento para la lesión del tendón de Aquiles?

Los cuadros inflamatorios pueden y suelen hacerse crónicos sin tratamiento, con un aumento del riesgo de rotura debido a la progresiva debilidad de tendón. Conocidos son los casos de deportistas profesionales como Kobe Bryant o David Beckham, quienes han sufrido roturas del tendón de Aquiles que han truncado su carrera deportiva.

1

El tratamiento de la tendinitis aquílea consiste en:

  • Reposo relativo (deportivo).
  • Antiinflamatorios.
  • Terapia física.
  • Trabajo excéntrico.
  • Inmovilización en descarga: en casos con micro roturas o casos rebeldes a tratamiento.

En aquellos casos de lesiones que no evolucionan favorablemente o lesiones que se han cronificado en el tiempo, se puede optar por las infiltraciones con plasma rico en plaquetas por su efecto reparador y antiinflamatorio local.

Para muchos traumatólogos, las infiltraciones con corticoides están prohibidas, debido al gran riesgo de degeneración tendinosa que puede producir una rotura del tendón.

En aquellos casos de roturas agudas el tratamiento debe ser la cirugía, la cual puede ser abierta como con pequeñas incisiones. Mediante la cirugía se restaurará la morfología tendinosa, necesitando de un proceso de cicatrización aproximado de 6-8 semanas. Por encima de las 4 semanas, se puede optar por comenzar a movilizar la pierna y deambular con un apoyo protegido.

Leukotape (Taping Neuromuscular) proporciona apoyo en el tendón ayudando a su rápida recuperación sintiendo una estabilidad inmediata.

2

La persona de la fotografía se encuentra en tratamiento de gemelos y tendón de aquiles. Paciente que se le practicó endoscopia de Tendón de Aquiles hace 5 ½ semanas. Etapa de fortalecimiento, ya realiza estiramientos amplios.

Comienza con protocolo para regresar a correr. Se aplica calor profundo, laser y 8 minutos con marcha a paso veloz X 3 minutos corriendo.

Tarea para la casa…

Se recomienda que, ante un dolor en la región posterior de la pierna, se acuda al especialista, quién determinará mediante la exploración física y exploraciones complementarias el grado de lesión del tendón de Aquiles. Un buen diagnóstico precoz con un tratamiento adecuado soluciona el 99% de las lesiones del tendón de Aquiles, siendo ésta la mejor prevención para nuestros pacientes.

 

Fuente: www.saluspot.com

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *