Plan de 4 pasos para dejar de procrastinar

Procrastinar es el nombre que se le da a aplazar tareas o retrasar unas obligaciones por otras que son más agradables e irrelevantes. Sigue este plan para evitar este mal hábito.

 

Algunas veces cuando queremos comenzar alguna actividad pero no reunimos la suficiente fuerza de voluntad para hacerlo, nos viene a la cabeza la frase “lo hago después, o mejor lo dejo para mañana”. Sin embargo, lo más normal es que después acabemos realizando dicha actividad justos de tiempo, restándole calidad a la misma.

 

Entre las actividades que solemos posponer se encuentran compromisos de trabajo, formación académica y entrenamientos físicos, entre otros. Descubre como puedes abandonar este hábito perjudicial y cumplir tus objetivos sin excusas.

 

¿Qué es procrastinar? 

Procrastinar consiste en aplazar tareas o retrasar obligaciones por otras que creemos más agradables o irrelevantes. Se trata de un trastorno del comportamiento, el cual puede ser psicológico, físico o intelectual. Existen dos tipos: Procrastinación eventual que suelen ser los que no lo repiten habitualmente y crónica que es constante. La procrastinación crónica suele llevar a las personas a distraerse fácilmente ya sea navegando en internet, revisando su teléfono celular, salir de fiesta, entre otros. La tarea que se pospone puede ser visto  por la persona como un “acto estresante” y comienza a auto-justificarse y a buscar pretextos para evadir cualquier responsabilidad u obligaciones.

 

 

¿Cómo dejar de procrastinar? 

1. Oblígate a empezar

Acepta lo que está pasando y lo que se debe hacer, y sobre todo empieza a trabajar en esa tarea de una vez, así nuestra percepción cambiara drásticamente de la mejor manera posible. Al hacer esto comenzamos a percibir la tarea menos estresante, desagradable y difícil que se tenía en un principio.

Siempre piensa en la última vez que pospusiste algo semana tras semana y las consecuencias que esto produjo.  Ve lo positivo en realizar las tareas en el momento, y piensa en como se pudo hacer rápidamente, sin acumular tareas en el futuro y sin tener que correr por no tener suficiente tiempo para realizarlas.

procasti

2. Engaña tu mente con tareas pequeñas

Si  procrastinas por la gran cantidad de tareas que tienes que hacer para el trabajo o la escuela, entonces engaña tu mente y divide las tareas en pequeñas partes, así consigues ver todo con más claridad.

Por ejemplo, si tienes que redactar un informe puedes comenzar el escribiendo una pequeña parte cada día, así te sentirás menos estresado y podrás entregarlo a tiempo.

 

3. Date autorecompensas

Hay que reconocer que todos tenemos necesidades y deseos que realizamos cuando posponemos tareas importantes, y tal vez nos hace sentir en plena libertad, relajados, y nos permitimos disfrutar de un tiempo libre. Por supuesto, ninguna de estas necesidades debe ser trivializada, pero debemos dar prioridad a las tareas más importantes en el presente.

Utiliza las otras necesidades y deseos para crear recompensas como incentivos para completar las tareas que se deben realizar en el momento. Piensa en lo que puedes hacer una vez terminada la tarea.

Por ejemplo, piensa: “Si hoy termino el informe mañana podré salir con mis amigos”. Así te sentirás más motivado, ya que si no cumple con tus actividades deberás quedarte en casa trabajando.

 

4. Compromete públicamente

Hacer un compromiso público  para realizar una tarea  es una forma efectiva para crear la rendición de cuentas por sí mismos. Los estudios muestran que una vez que hacemos un compromiso público, somos más propensos a cumplirlo. Si se trata de algo importante, puedes publicarlo en tus redes sociales o comentárselo a tu familia y amigos, esto te hará sentir más comprometido.

 

 

 

Fuente: Ben Rubin. The 4-Step Plan toNeverProcrastinateAgain. Para Greatist.com.

Entrenando.com

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *